Zelenski, un hombre honesto

Un ejemplo de persona, político y presidente

Esta guerra nos trae también agradables sorpresas. Poco sabíamos de Ucrania que, por lo que cuentan, es una de las naciones proveedoras en muchos aspectos de nuestro comercio exterior. Y de ese país recordamos apenas la invasión de Krimea como algo del pasado.

Lamentable nuestra capacidad de olvidar las cosas y de polarizar las informaciones, soslayando temas candentes como la actitud de Putin a la largo de toda su larga dictadura. Una tradición europea es reaccionar tarde y mal frente a conflictos que, aparentemente, nos quedan lejanos, pero que nos atañen directamente a corto plazo.

Pero con lo de Ucrania ha sido distinto. Lo tenemos encima y afecta muy directamente a nuestros bolsillos. Pero lo mejor de todo es que ha despertado conciencias, incluida las de la cúpula europea, ante una situación tan grave que habrá que resolver a base de grandes sacrificios.

Pero la gran sorpresa, y esta muy agradable, es el conocer de cerca al presidente ucranianiano Volodímir Zelenski, del que vale la pena leer su biografía y su trayectoria personal. Los medios nos lo han presentado muy superficialmente, como un actor que pasó a presidente no hace mucho. Pero Zelenski es mucho más que eso.

Para empezar, os invitamos a leer brevemente su trayectoria personal, que nos presenta a una persona formada en derecho y que ha tenido siempre una inquietud social manifestada desde muchos ángulos y que os facilitamos en este enlace.

No ha sido un presidente al uso, solo comparable al inolvidable José Mujica, pero con la fuerza de su juventud enfrentándose al gigante ruso en una muy complicada situación geopolítica que pone en vilo a la UE y al mundo entero. Su entereza, claridad y honestidad están asombrando al mundo, entregando su vida en una situación desesperada por sacar a Ucrania de la trampa mortal tendida por el dictador imperialista Putin.

Camina solo ante el peligro, siendo un ejemplo de resistencia para su mismo pueblo, que le está secundando con igual heroicidad y sacrificio. Hombres y mujeres. Está con ellos de verdad y no está por el poder. Pocos ejemplos hemos podido ver en el mundo de esta talla. Desde luego que se mereció los aplausos de la UE en su Parlamento, porque la UE, atada de pies y manos por los lazos económicos y estratégicos y por las amenazas descabelladas de Putin de una escalada armamentística que solo puede terminar en la nuclearización del conflicto, no ha podido más que ayudarle indirectamente sin actuar de pleno a su lado.

Una situación que nos replantea toda la globalidad en la que vivimos y en donde, una vez más, comprobamos que una economía global no se puede asentar en un capitalismo imperialista si no queremos acabar convirtiéndonos en un planeta muerto más de nuestro universo.

Quizá la honestidad de este hombre nos devuelva a la honestidad de unos principios que todos decimos defender y que tantas veces hemos visto violados por unos u otros déspotas o naciones enteras y ante lo que nos hemos quedado inactivos por intereses nacionales. Pero hoy las naciones ya no son nada si no están realmente unidas y unidas para la paz.

Se han de acabar las armas, se han de acabar los recelos y hay que borrar del mapa a los visionarios megalómanos que sueñan con paraísos zaristas del pasado. Putin representa lo peor de nuestra historia humana: imperialismo, poder por el terror, corrupción intrínseca de la cúpula gubernamental y un ansia de dominio que no lleva sino a la destrucción.

Si por él fuera Zelenski ya estaría muerto. Y es posible que aún lo consiga. Si así fuera, moriría con él lo mejor de la humanidad, la entrega a la paz mundial y a los valores humanos de los pueblos. Todavía hay gente capaz de morir por eso como nos demuestran los ucranianos que se ven con fuerzas para hacerlo. Hay que impedir que tal cosa ocurra, porque con él moriría todo el pueblo ucraniano y toda la humanidad.

No podemos dejarlos solos. No podemos olvidarlo. No podemos permitirnos que venza otra vez la corrupción del poder ni la existencia de dictaduras. Es necesario un cambio radical de política mundial. Cuando acabe esto, ya veremos cómo, si sobrevive nuestro héroe, habría que darle el premio Nobel de la paz, o quizá inventar un nuevo reconocimiento a escala global como Naciones Unidas, que es lo que de una vez por todas tenemos que ser. No una potencia nuclear contra otra. Eso ha de acabar definitivamente. Y hombres como Zelenski son un ejemplo de que eso es posible, si tenemos el coraje de hacerlo.

Sin Vds. Ucrania estará sola, demuestren que la UE está al lado del pueblo ucraniano

2 comentarios en «Zelenski, un hombre honesto»

  1. A parer meu no enaltiria tant la seua figura…com tota persona té també grisos com fou el fer costat a Euromadian i el gran interés per pertànyer a l’OTAN sense contar alguns comentaris sobre Rússia i una amnistia fiscal, entre altres. Tot i que açó no lleva la dignitat amb la que s’està enfrentant al monstre del Putin

    Responder
  2. Deixant clar que l’invasió em sembla una barbaritat, crec que aquesta guerra es una manifestació sangnant de complicats interessos del capitalisme, que potser no sigui tant monolitic, o si.
    Crec que el poble ucraines es una victima ingenua de la confrontació entre orient i occident que no s’acaba amb la caiguda del Mur. Ucraína i possa els morts. El poble rus també. El negoci el fan les grans fortunes que inverteixen a un dels negocis mes rentables, el del armament.
    Em sap molt de greu l’heroïsme dels ucrainesos perque potser la menera de mantenir la dignitat i la llibertad no es inmolar-se. Sobretot si tenim clar que no es una questió nacional la que està en joc, sino interessos imperialistes d’una i altra banda. Coincideixo amb Xavier Bohigues, del Centre Delas, que l’unica manera de evitar morts, el sufriment dels desplaçats i el perill esgarrifos de desastre nuclear es la negociacio ara mateix i, mes endevant i sempre pero ja, la desmilitarització, la abolicio del exercits, la limitació de l’afany de lucre i del capitalisme.

    Responder

Deja un comentario