Una vacuna saturnina


Lo que sí y lo que no significa que una vacuna tiene una eficacia del 90 %

La verdad es que no entendí el optimismo desaforado por una vacuna que se ha de dar en dos dosis y mantener en conserva a -80ºC. Y me confirmé en mi sospecha cuando vi que las Bolsas subían como la espuma. Porque la Bolsa es como un gas letal que se expande caprichosamente en un sentido u otro al primer rumor, hundiendo o poniendo en la cumbre en cuestión de segundos a particulares, empresas o países.

Cuando las cadenas mediáticas comenzaron a comentar los inconvenientes, se nombró lo de la temperatura que por lo visto ya tienen previstas las farmacéuticas para su transporte y conservación y que costará un ojo de la cara, haciendo que la inversión crezca a juego con los beneficios. Esperemos que la disputa competencial nos mejore las condiciones y su precio.

A mí se me ocurrió mirar a ver cuál sería el hábitat idóneo para semejante vacuna y resulta que mis pesquisas me llevaron a Saturno. Descartando los planetas que están más cerca del Sol por razones obvias, resulta que, si seguimos el orden de lejanía, después de La Tierra viene Marte cuyas temperaturas oscilan de los 20º C de día a los -140 º C de noche. Júpiter oscila entre una mínima de -163 ºC y una temperatura máxima de 121 ºC. Tales oscilaciones nos darían dolores de cabeza para conservarlos estables. Pero Saturno ya es otra cosa porque su temperatura minina es de –191.15 °C y la máxima de -130.15 ºC, con lo cual ya tenemos una temperatura estable y, además, es el segundo más grande del sistema solar, con lo que cabríamos más habitantes, cosa que, de momento, nos quitaría el problema de sobrepoblación futura. Los planetas que quedan más lejos son más fríos y los descartamos para ahorrar en calefacción.

En fin que, coñas aparte, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha sacado un comunicado en su web que les invitamos a leer y de paso a conocer este importante colectivo, cuyas orientaciones son cruciales en este momento para los ciudadanos de a pie, mareados entre tanto comunicado oficial y comentarios mediáticos, a veces contradictorios o irreales.

Leer comunicado de la Federación

En resumen y aunque parezca pesimista, hay que poner los pies en el suelo y comprender que las cosas no van tan rápidas como quisiéramos. Correr demasiado en la desescalada para salvar la economía, nos ha traído a una situación peor de la que hay que salir con lo aprendido. La vacuna no está a la vuelta de la esquina y hay que irse acomodando a lo que hay. Hay que ser conscientes de que salud y economía no pueden ser incompatibles, sino que han de armonizar de modo que la economía no crezca a costa de la salud porque a la larga es peor, ni la economía tiene porqué hundirse a causa de la salud. Tan solo es que el punto de mira no ha de ser únicamente el dinero y el poder que conlleva. El ser humano es, hoy por hoy, nuestro principal valor y hay que luchar por él en su integridad, sin excluir a nadie. Para eso tenemos a los Estados que han de hacer examen de conciencia y rectificar sus políticas hacia lo que de verdad vale la pena. Derechos tenemos a mansalva. Bastaría con que se respetasen los derechos humanos y el dinero fuera solo un medio para ello.


En Saturno la vacuna se conserva a temperatura ambiente

Deja un comentario