Una ciudad sueca exige el pago de una licencia para pedir limosna

En Eskiltuna este hombre debería pagar una licencia

La realidad no deja de sorprender. Y esta noticia me parece el colmo del cinismo, como estrategia para no afrontar un problema social. Al menos hay quienes se preguntan si la solución está en dar dinero, o se trata de algo más complejo que necesita de varios frentes de intervención. Y esto ocurre en Suecia, hasta ahora un ejemplo de la socialdemocracia. Ha perdido con este acto mezquino el carnet de socialdemócrata. No tiene nuestra licencia.

Curiosamente, el modo más acertado de afrontar estas situaciones, lo planteó Miquel Giginta (siglo XVI) que propuso las Casas de Misericordia. Estas casas eran residencias para las personas sin techo a quienes se les daba formación profesional y comenzaban a trabajar bajo su tutela hasta que podían emanciparse. Naturalmente esto suponía una gran inversión en dinero que acabó fracasando por ese motivo, quedando vestigios residuales en algunas ciudades como el Hospital de Barcelona o la Casa de la Misericordia de Valencia, hoy convertido en un complejo de carácter social donde se encuentra la sede la UNED, un instituto de formación profesional y otras actividades docentes, tras una larga historia de cambios.

Es un grave problema sin resolver y una asignatura pendiente para cualquier Gobierno, que nunca acaba de afrontar en serio estas cuestiones. No es concebible una sociedad con mendicidad del mismo modo que no es concebible la extrema pobreza en la que viven muchos países cuyos ciudadanos se ven obligados a migrar. No valen excusas, como que son vagos, borrachos, drogadictos, etc., que no se someten a las leyes. Cuando alguien llega a esa situación no solo es por su culpa. Hay un problema real personal y social. Y hay que solventarlo si queremos conservar todos la dignidad.

La casa de la Misericordia podría volver a ser lo que que en sus orígenes quiso ser. En este complejo, más grande de lo que parece en esta foto, está la sede de la UNED, en donde estudié el Grado en Trabajo social.

Deja un comentario