Ucrania como símbolo

Ucrania vencedora de Europa

Hay que ser valientes para, en las circunstancias actuales de Ucrania, seguir adelante con la vida y presentarse al festival de Eurovisión. Un aplauso a Europa por no permitir la participación rusa y otro aplauso para quienes votaron en favor de este país. Todo un símbolo de lo que quiere la sociedad europea desde abajo, sin políticas de por medio.

Un mensaje alto y claro que ojalá sea el inicio de una nueva postura social ante las injusticias globales del mundo, pues lo mismo habría que hacer frente a cada una de las guerras, frente a cada invasor o tirano. Y eso implica barrer de la propia casa la basura interna de injusticias domésticas. Es verdad que no es oro todo lo que reluce ni en Europa ni en todo el mundo, pero gestos como este nos abren la esperanza de que algo está, por fin, cambiando.

Europa está siendo valiente con sus sanciones a Rusia y a sus satélites. Y harán bien los países europeos en no fastidiar con sus intereses nacionales que pueden frenar la marcha que se ha iniciado. Que lo de Turquía sea una triste anécdota ante lo que se puede hacer.

No hay país del mundo que gobierne con unanimidad de votos. Ojalá todo estuviera tan claro en la democracia. Y Europa no puede pretender ser la más maravillosa y unánime de todas las sociedades democráticas. Así es que votemos como todos los demócratas por mayoría.

Seamos humildes y reconozcamos nuestros límites, pero no dejemos de luchar hacia la fraternidad, libertad y la igualdad para la que se fundó la UE. Una revolución más importante que la francesa, puesto que no implica derramamiento de sangre, a pesar de la OTAN.

Hay que acabar con los símbolos bélicos de alguna manera, pero somos realistas y sabemos que todavía hay que utilizar la técnica de la amenaza a quienes se salen de las mínimas reglas democráticas. Una amenaza que es defensiva y disuasoria, y no real como están haciendo los bloques invasores sin importarles los miles o millones de vidas y otros trastornos vitales que sus ansias de poder pretenden conseguir.

Ojalá un día lleguemos a eso: Todos a una caminando juntos. Un sueño como el de Luther King. Pero mientras eso llega, si es que llega, seamos valientes con las democracias que tenemos. La democracia no es solo para que se enriquezcan algunos, sino para que todos disfrutemos de nuestros derechos y no haya ningún monstruo que nos lo impida. Mejoremos, pues, nuestras democracias, poco a poco, pero sin pausa.

Tenemos la razón, tenemos la pasión, y , sobre todo, tenemos la voluntad de conseguir esa justicia social.

Gracias de nuevo a Ucrania por su ejemplo, pero gracias también a quienes la apoyan desde sus lugares, sean instituciones o ciudadanos. Démonos un respiro y sigamos adelante con esta guerra que hay que vencer sí o sí como la última de las guerras de este terrible mundo, que puede ser visto como un hogar de convivencia pacífica, acabando con la pesadilla de todas las cosas que hemos tenido que soportar en nuestra triste historia humana.

Ucrania masacrada en Europa

Deja un comentario