Tigre blanco

Comer o ser devorado

Tigre Blanco. Dir.: Ramin Bahrani (India, 2021) 131 min.

Magnífica película que nos habla de una situación ubicada específicamente en la India pero con unas claras connotaciones internacionales que la hacen universal. Más allá de bollywood se nos presenta una sociedad consumida por un sistema de desigualdad al que la gente se somete por una cultura religiosa ancestral de la que no se puede liberar fácilmente. Narrada en tono desenfadado y con un humor que supera la ácida crítica a la que estamos acostumbrados en occidente, suavemente nos pone ante los ojos una realidad insoportable y ante un dilema que el hombre se pregunta desde el principio de su existencia: para estar arriba, ¿hay que devorar a los de abajo? El título hace honor a su contenido elegante y a la vez capaz de ser violento por simple supervivencia. Una lección de denuncia social que maneja un joven actor, Adarsh Gourav, para muchos un desconocido y que se coloca en la cumbre de la interpretación, dándonos también una lección de una sorprendente (aunque intuida) metamorfosis profunda a la que todos, un día u otro, tenemos que hacer frente. Totalmente recomendable, a pesar de su largo metraje, que no se hace pesado, porque sabe endulzarlo incluso con una música que nos alegra el espíritu atormentado por tanta tragedia.  Y un último apunte interesante: su transformación interior no cambia su bondad innata y su dolor por la injusticia. En realidad, no se transforma en otro, sigue siendo el que siempre ha sido, lo que sorprende a la moralina a la que desgraciadamente estamos acostumbrados. Buda es, como nos recuerda el personaje, el que ha despertado.

Ficha y críticas

Accesible en Netflix y YouTube

El que ha despertado

Deja un comentario