SMI e impuestos anejos

Es una vergüenza el tira y afloja a costa del SMI y de los impuestos. La subida de los salarios es la marca de la izquierda y la bajada de impuestos la marca de la derecha. Hay discusiones por 20 € arriba y abajo cuando hay otros salarios que no regatean entre 20 millones más o menos. Discutir a estas alturas la importancia de que las personas perciban un salario digno es el colmo de la hipocresía, puesto que todo el mundo sabe que sin dinero no se puede comprar ni vivir. Pero claro, los que pagan salarios quieren ganar más y no les conviene. O eso creen ellos, porque todo lo que den de más les retorna con el consumo. Están cegados por el brillo del oro.

Pero lo más vergonzoso es que los mismos que no quieren pagar más, son los mismos que quieren pagar menos impuestos. Y ¿de dónde quieren sacar el dinero público?  Porque ese sale del dinero de todos, de los que tienen más y de los que tienen menos.

Así es que hay que aclarar:

1º Que la mayoría de la gente ni siquiera gana el SMI porque trabaja en negro o en precario con reducciones de jornada y horas extra no retribuidas. Y eso parece que se olvida. O sea que, sí, hay que subir el SMI, pero además hay que hacer que todos trabajen con contrato a ser posible indefinido (a jornada completa o reducida voluntaria) y , al menos, con el SMI.

2º Subir salarios es fácil. Se rebajan los salarios desorbitados de los altos ejecutivos y se reparte más equitativamente, porque todos aportan el mismo valor a la empresa. Los de arriba no pueden vivir sin los de abajo y (solo a veces) viceversa.  

3º Sin impuestos un Estado no puede sostenerse, porque el Estado somos todos, desde un rey hasta el último sin techo. Lo primero que habrá que hacer será cobrar más a quienes más tienen equitativamente y después redistribuir los recursos recaudados a lo más esencial que afecte a la dignidad ciudadana (y no, por ejemplo, al gasto en bombas)

Para esas tres cosas tenemos un Gobierno progresista que tiene el poder de hacerlo porque así lo hemos votado. Así es que, ¿a qué esperan? Que nadie ponga de excusa a la UE, que por ahí no cuela. Y si hay que presionar se presiona a quien haya que presionar, demostrando que es verdad que el interés nacional va de Estado social y no de desigualdad.

Así de fácil. Sin engaños, sin palabras complicadas, sin imposibilidades inventadas, sin promesas estúpidas. Si decimos que España es una democracia plena, habrá que demostrarlo con los hechos. Y democracia es igualdad y no esto que tenemos en donde todavía es un problema subir 20 € un sueldo miserable y quitar impuestos sigue siendo una promesa imbécil que da votos.

Deja un comentario