Si no merecemos vivir ahora, ¿cómo vamos a vivir después?

¿Nuestras vidas valen lo mismo?

Mamen Najera,  del Movimiento de Vida Independiente, nos ha mandado un artículo escrito en colaboración por tres amigas de este Movimiento (Andrea García-Santesmases, Laura Sanmiquel y Elena Prous) y publicado en https://www.elsaltodiario.com/. La verdad es que pone los pelos de punta, porque pone el dedo en la llaga que sobrevoló sobre todo al principio de desarrollarse esta pandemia en nuestro país: la cuestión de priorizar unas vidas sobre otras con la escasez de recursos. Sobre todo, se hablaba de la escasez de respiradores en las improvisadas UCI y que había que elegir, a veces, entre salvar a una persona joven y otra de 90 años, por ejemplo. Y sobre ese discurso, se han oído de vez en cuando algunos comentarios, que se procura no oficializar demasiado. Del mismo modo que a una persona mayor se le reprocha a veces que siga trabajando y no deje su puesto a otra joven, se nos plantea la pregunta: ¿la vida de unos vale más que la de otros ahora?

Estas amigas nos dicen algo muy claro: Si en tiempos de excepcionalidad no creemos que todas las vidas valen lo mismo y tienen los mismos derechos es que, realmente, tampoco lo creíamos antes. Y eso, aunque escandalice a algunos, es una realidad que se repite en la historia. Hay quienes opinan que lo que hizo el nazismo en su momento, no era sino la concreción de lo que pensaba la sociedad. Y esto lo vive un colectivo del que se habla poco de su discriminación diaria, al que se le nombra por su dependencia y no por su diversidad.

Estos días que oímos tantas reflexiones y promesas de mejora para el futuro, no tenemos que olvidar a tantas personas que se les discrimina, si no legalmente, sí socialmente. Pero el cambio ha de empezar ahora, que quizá estamos algo más sensibilizados, para comprender que ni siquiera somos iguales ante la muerte. Y este virus nos lo demuestra.

Leer el artículo completo

La carrera de la vida es igual para todos

Deja un comentario