Sáhara Occidental, el pueblo que pide libertad

Taleb Alisalem. – 13/11/2020 – ECSaharaui.

El 14 de noviembre, se cumplieron 45 años de la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid, en los que Marruecos invade el Sáhara Occidental a connivencia del emérito rey Juan Carlos I, desencadenando un conflicto cuyas consecuencias desoladoras se proyectan hasta nuestros días. Puede que la guerra tenga otros factores que la originen, sin embargo, este ilegal acuerdo es la base sobre la que se sustenta la ocupación marroquí, a pesar de que carece de efectos jurídicos, legales y prácticos. Y es la que constituye el cuerpo vertebral del problema que da raíz a un conflicto, la ocupación marroquí del Sáhara Occidental. Más información

La mañana del día 13 pasado el ejército de ocupación marroquí abrió dos brechas en el muro e intentó salir para atacar los civiles saharauis que desde hace 24 días protestan de forma pacífica en El Guergarat, en respuesta a este acto y como lleva advirtiendo varios días la RASD, el ejército nacional saharaui intervino rápidamente en defensa de los civiles y respondió con fuego. En estos momentos, activistas presentes en la zona reportan enfrentamientos armados entre el ejército nacional saharaui y el ejército marroquí, con esto, se estaría rompiendo el alto el fuego (acuerdo militar N1) firmado entre el Frente Polisario y Marruecos, dando pie a una guerra abierta. Más información

Como ya expresamos en Limbo, la promesa olvidada, Estamos ante una mancha en la historia de España que invadió y después dejó abandonado un territorio que pide autodeterminación frente a las ambiciones de los países fronterizos. Es escandaloso el silencio de la comunidad internacional ante una clara injusticia y el desprecio a los derechos humanos. Y España, una vez más, decepciona a quienes una vez fueron colonizados por su imperio. Demasiado tiempo ha pasado y es una vergüenza para todos la tragedia de un pueblo que desea ser libre y autodeterminarse, palabra prohibida todavía en nuestro país y que refleja una vez más, que el imperio castellano sigue todavía vivo en un mundo que mira hacia otro lado. Otra medalla para el ciudadano Juan Carlos. Esperemos, como se dice en el vídeo que os facilitamos, que no perdamos la fe en la humanidad y, de paso, en España.

No perdamos la fe en la humanidad

Deja un comentario