Perdona que te moleste

Televenta

Perdona que te moleste. Dir.: Boots Riley (USA, 2018) 107 min.

Una nueva metáfora sobre el capitalismo desaforado que transcurre en el mundillo paradigmático de la televenta, hoy en importante proceso de cambio con la tecnología avanzada que nos deja a un toque de móvil la compra de cualquier cosa que las cookies nos ponen ante las narices. Estamos inmersos en la red de la oferta y la demanda y ya no es preciso que un operador nos lo diga. La realidad biónica se nos ha implantado sin darnos cuenta y el capitalismo, naturalmente, saca provecho de ello. El insoslayable dilema que se nos presenta entre aceptar el ascenso al poder y nuestros valores éticos, se nos plantea en el film con toques surrealistas, aderezado con un sentido del humor a juego, que nos suaviza la digestión de un mundo dividido entre los trabajadores esclavizados y los asalariados de alto standing, que no dejan de ser una pieza más del engranaje dirigido desde más arriba.

Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia y serán muchos los que se sientan identificados con ciertas situaciones que se reflejan como en un espejo. No apta para altos directivos y jefazos, que no creemos que se dignen a verla. Siempre nos queda la duda de quién es el que maneja los últimos hilos y, sobre todo, de quién vence esa lucha multisecular. La tesis del director es nítida y nos lo aclara con un sorprendente final.

Ficha y críticas

El parecido con la realidad no es coincidencia

Deja un comentario