Monstruo

La fragilidad de los juicios

Sorprendente película que nos presenta un personaje envuelto en una trama de asesinato, a la vez que nos introduce en el lenguaje cinematográfico, donde la realidad se presenta en una determinada dirección para que el espectador reciba un mensaje preciso. Una buena técnica que hace de una película de juicios un interesante ejercicio de ver la realidad a trazos y cómo pueden ser vistos intencionadamente de diversas maneras con consecuencias fatales o liberadoras para el protagonista. El inquietante final nos pone en la encrucijada de dilucidar qué es lo más importante de la realidad: el juicio de la verdad aparente vista desde fuera, sometida a múltiples interpretaciones, o la realidad vista desde nosotros mismos que, a fin de cuentas, somos los únicos que podemos descifrar la verdad, nuestra verdad, la verdad que nosotros queremos que sea.

Buenos actores, en especial el joven protagonista principal y buena música, sobre todo la que acompaña a los créditos finales, que nos ayuda a digerir las sorpresas que resumen en pocos minutos el mensaje último. Vale la pena verla y reflexionar sobre ella.

La fragilidad de la verdad

Deja un comentario