Marea humana

Desde el cielo las personas son hormigas

Marea humana. Dir. Ai Weiwei (Alemania, USA, China, Palestina, 2017). 135 min.

Más de 65 millones de personas en todo el mundo han tenido que abandonar sus hogares para escapar del hambre, el cambio climático y la guerra en el mayor desplazamiento humano desde la Segunda Guerra Mundial. Un viaje dirigido por Ai Weiwei en el que muestra una poderosa expresión visual de esta migración humana masiva. Rodado en el transcurso de un año y lleno de acontecimientos en 23 países, la película sigue una cadena de historias humanas en busca de una nueva vida, que no saben ni cómo ni dónde comenzará. El documental aclara tanto la escala asombrosa de la crisis de los refugiados, como su impacto humano profundamente personal.

El documental presenta la realidad objetiva sin más comentarios que algunos datos y frases que ayudan a comprender lo que estamos viendo. Intenta dar una visión global del gran problema que supone para el mundo el hecho de los refugiados, como un síntoma de la deriva deshumanizada que va tomando la sociedad global. Naturalmente no se pueden exponer todos los puntos migratorios del mundo, pero sí da una visión generalizada bastante acertada que nos ayuda a ver cómo el mundo presuntamente futuro compuesto por una humanidad insegura y totalmente desigual entre unos pocos ricos y una abrumadora mayoría pobre y desesperada, es algo real y ya está presente en nuestros días. Realmente la comunidad internacional y la Unión Europea en particular, no está afrontando esta realidad que amenaza con ir creciendo exponencialmente en correlación directa con el cambio climático, que hace aún más difícil la supervivencia en los países torturados por la pobreza, las dictaduras y los conflictos bélicos.

La desesperanza es absoluta para estas gentes que se sienten maltratadas dentro de este mundo que no les acoge, ni les brinda la oportunidad de vivir con dignidad. Es un documental que todos deberíamos ver, a pesar de la incomodidad que supone ver con tus ojos, lo que ya sabemos de oídas, pero que no queremos entrar a fondo en el tema por miedo a la realidad. Mueren a millones y diariamente miles de personas tienen que marchar de sus hogares para sobrevivir. Un dato: no se ve en la película ninguna persona en silla de ruedas. Posiblemente las hayan tenido que dejar a atrás, solas, o, en el mejor de los casos, acompañadas por algunos familiares. A muchos les espera la muerte en el camino y otras no logran siquiera salir del infierno. Algunos jóvenes han nacido como refugiados y no conocen otro modo de vida. Hay que ayudarles especialmente a superar ese profundo trauma y no dejar que germine en ellos el odio y la venganza con ideologías extremas que hoy nos castigan con el terrorismo.

Nos unimos, una vez más, al movimiento global por la igualdad y la paz. Aconsejamos ver la película y colaborar en su fusión. Ver también nuestra entrada El muro.

Trailer. Se puede ver completa en You Tube

Deja un comentario