Las Tecnologías de Apoyo en la Smart City desde un enfoque social

Presentamos este artículo escrito por Manuel García-Ortiz, Isaac Seoane-Pujol y Teresa Guarda, publicado en Revista Ibérica de Sistemas e Tecnologias de Informação (RISTI), n.E27, 2020 pp. 110-120.

Una reivindicación de los derechos fundamentales de todos los colectivos vulnerables que, tras un análisis histórico, se puede resumir en estas palabras:

Una ciudad inteligente debe ser una ciudad pensada para la inclusión desde un enfoque social de derechos. Una ciudad que excluye, una ciudad inaccesible a una parte de la población es una ciudad, literalmente, estúpida, una ciudad que perpetúa la desigualdad y la injusticia. Si la ciudad, además de “inteligente”, de estar dotada de innumerables sensores y actuadores, no es ecosotenible y accesible universalmente solamente tendremos una ciudad con mucha tecnología dentro. Igualmente ocurrirá si esta participación social solamente está al alcance de una parte de las personas con discapacidad.

NO podrá haber una smart city si no está pensada como un espacio de participación, como un lugar de ejercicio de derechos humanos. A aquellas personas que se desentendían de la participación pública en la polis griega se les reservaba un término: idiotés. El término idiota con el que se ha insultado en ocasiones a las personas con discapacidad intelectual estaría mejor utilizado, precisamente, contra quienes excluyen a una parte de la población de la participación política, es decir, en la vida en la ciudad.

Una ciudad inteligente es una ciudad en la que la diferencia tiene cabida y que se adapta a las necesidades de quien la habita y no al revés. Una ciudad que sigue los principios de la accesibilidad universal, confortable, útil, fácil de utilizar, simple e intuitiva, segura y, en definitiva, usable por personas muy diferentes y con diferentes capacidades.

Descargar número completo de revista PDF

Por una ciudad inteligente e inclusiva

Deja un comentario