Las mujeres que plantan cara a Trump

Os facilitamos el enlace a un interesante artículo aparecido hoy en https://www.lavanguardia.com/ sobre el importante papel que están jugando las mujeres en USA contra las locuras de su actual presidente. Con un espíritu que recuerda en parte al de las madres de Plaza de Mayo argentinas, no dudan en arriesgar su integridad para recuperar los derechos perdidos en ese país que cada día escandalizan más al mundo democrático. Desde su resistencia pacífica, se enfrentan a una violencia sistémica que amenaza al mundo entero. Desde aquí manifestamos nuestro apoyo a un movimiento que, no cabe duda, logrará sus objetivos, si todas y todos, cada uno desde sus puestos sociales, aportamos nuestro granito de arena. Os adelantamos unos párrafos:

Las mujeres de nuevo se han puesto en primera línea en la lucha contra lo que muchos califican de actitud autoritaria del presidente de la democracia más antigua del mundo. Una vez que llegaron los agentes federales a Portland, la violencia se disparó y se repitieron las escenas de represión de carácter gratuito contra manifestantes pacíficos. Ellas no se quedaron en casa. Cada día forman “el muro de madres”. No importa que les echen gas, ellas siguen en pie.

Era la 1.45 de la madrugada del pasado día 18 cuando una mujer desnuda, cubierta solo con una mascarilla y un gorro de tela, apareció en el cruce de la Tercera avenida con la calle Taylor, en el centro de Portland (Oregon). Durante toda la noche había habido allí un pulso tenso entre la policía antidisturbios y los manifestantes que protestan contra el racismo y la violencia de las fuerzas de seguridad. Dave Killen, fotógrafo del The Oregonian, recuerda que salió de la nada y que se colocó en primera línea, por delante del resto de manifestantes. Sin abrir la boca, siempre en silencio, dio algún pase de baile, se estiró en el suelo, levantó las piernas y luego se quedó sentada frente a los agentes. La primera reacción de la policía fue dispararle balas de goma a los pies. Un manifestante intentó protegerla con un escudo pero ella lo apartó. A pesar de la extrema vulnerabilidad, no quería ayuda. Al cabo de diez minutos, los agentes se dispersaron y ella también se fue sin que nadie la molestara. Las fotos dieron la vuelta a mundo y a ella, de la que nada se sabe, la llaman desde entonces la Atenea desnuda.

Leer artículo completo

Ella venció a la violencia del sistema

Deja un comentario