La verdad imposible

Solo ante el peligro

Este verano pasado ya tuvimos la primera entrega del linchamiento político al Ministro Garzón, del que nos hicimos eco en esta web. Ahora tenemos la segunda entrega del mismo tema, que tiene todos los visos de convertirse en una temporada de serie que ya veremos cómo diablos acaba, puesto que han puesto el grito en el cielo no solo los ganaderos industriales, sino también toda la derecha política y mediática y todo el amplio sector del PSOE que hace tiempo renunció a la coherencia interna de su supuesto socialismo político.

Nos referimos, por si alguien no se ha enterado aún del tema, a la calidad de las carnes de la ganadería industrial, puesta en duda muchas veces desde las autoridades sanitarias mundiales y europeas, así como desde el punto de vista ecológico y sostenible. No solo se trata de un tema de salud social, sino también de sostenibilidad ambiental, por los inmensos cultivos de soja que supone y la contaminación por los pedos y cacas de los pobres animales cuyo único desahogo entre tanto maltrato resulta ser nocivo para el planeta.

Para más inri, la polémica surge el mismo día en que se da a conocer la inminente ley sobre los animales domésticos que serán considerados como seres sintientes (al más puro estilo budista) y no podrán ser sometidos a maltrato bajo penas graves. Más información. Esto nos hace pensar que es injusto que solo perros, gatos o loros se libren de la quema, y los demás animales que se jodan. Pero este es otro tema que trataremos aparte.

Aquí nos centramos en el hecho político de que por encima de la verdad incontestable de la ruina sociosanitaria y ambiental que supone este tipo de granjas nadie apoya al ministro, excepto alguna voz individual de UP que, de un modo tímido o indirecto le apoya, como es el caso de Yolanda, que lo cita sin nombrarlo siquiera. Más indormación . No es capaz de apoyar abiertamente a su presidente de partido (PC) que defiende la verdad y sin embargo es capaz de visitar al jefe de una institución de hombres, refugio de pederastas y de otros abusos políticos y sociales, que tanto daño ha hecho a la España nacionalcatólica y que lo sigue haciendo en la actualidad metiendo baza en la enseñanza y dando refugio a las derechas que siguen teniendo por bandera una iglesia en la que ni siquiera creen, pero que sirve a sus intereses retrógrados.  

Decir la verdad en nuestro país no da votos. Vemos la hipocresía de la política, que defiende la sostenibilidad de boquilla y defiende los intereses de los empresarios torturadores de animales en realidad.

Garzón es el nuevo chivo expiatorio y de vez en cuando Echenique por pagar en negro a su asistente, sin reconocer la verdad de las personas con diversidad funcional que no tienen los medios suficientes del Estado para mantener su independencia, aunque sean parlamentarios del Gobierno Español.

La tibieza de la poca izquierda española acabará siendo devorada por la derecha depredadora que sin tapujos está aniquilando todo viso de apoyo social y sensatez humana en aras de un comercio medio muerto en España, que depende del exterior en componentes tecnológicos, científicos y en todos los campos que hoy se imponen para el futuro. Ya veremos si es capaz de ser líder en renovables, que no acabarán con los gases de los pedos de los millones de cerdos, vacas y otros bichos que devoramos en España sin preocuparnos el colesterol, ni la diabetes, ni la obesidad. Es el legado del primer mundo a un tercer mundo que muere de inanición, y que solo se puede comer con suerte algún pollo criado en un solar lleno de basuras de las que se alimenta, hasta que es lo suficientemente grande para comerlo con su extra de virus.

El valor humano de la honestidad está desapareciendo bajo las garras del capitalismo que ha corrompido hasta el tuétano a todo movimiento que se alce en contra de tanta irracionalidad. Es evidente que la poca unión entre los diversos sectores de la izquierda nos está llevando irremisiblemente al más absurdo populismo fascista.

La única verdad es la que da dinero. Y lo demás es mentira. Estamos consintiendo con nuestra pasividad que se construya un mundo de mierda que acabará con nosotros.  

Comida de calidad

Deja un comentario