La otra mirada

Empar Juan nos hizo llegar un vídeo de una televisión danesa, sobre un experimento sobre el modo de ver a las personas, con prejuicios y etiquetas, o con otra mirada sobre lo que honestamente ellas decían de sí mismas. La visión es completamente distinta.

Se puede mirar de otra manera

En este momento tan delicado sobre nuestra historia presente en España, donde se hace necesario el diálogo simplemente para poder seguir avanzando y no quedarse estancados o incluso retrocediendo a otras épocas pasadas, se hace necesario más que nunca el diálogo verdadero. Pero para eso no hay que partir de etiquetas ni límites previos. Es necesario mirar al otro con otra mirada. Pero esa mirada es bidireccional. Si yo puedo mirar al otro de otro modo, como la persona real que esconde el prejuicio, ella se ha de mostrar tal y como es, siente y piensa, de modo que yo pueda aceptarlo y entenderlo. Y viceversa. Es el único modo de que podamos construir un nuevo espacio de realidad, más allá de la corrupción y el ansia de poder. Es posible que de este modo muchas personas que no tienen voz puedan hablar. Porque normalmente vemos siempre a los mismos en los medios entrevistando o entrevistados. Pero somos muchos más. Pero es que, además, las imágenes que aparecen son las imágenes que se quieren dar, la imagen que uno quiere dar de sí mismo para conseguir algo que no está claro. Falta la transparencia, la confianza en los otros. Se han de escuchar los sonidos del silencio.

Se puede escuchar de otra manera

¿Seremos capaces? Creo que estamos en un momento difícil. El intentar ver a los otros como son de verdad, no significa caer en el buenismo. Esa palabra se ha puesto de moda con significado peyorativo. Pero yo creo que, al contrario, hablar con sinceridad y desde lo más hondo de nuestro ser, nos acerca mucho más, porque realmente es donde nos podemos encontrar o, al menos, ver qué es lo que nos separa y luchar por superarlo. Hay que intentarlo, porque si no, vamos prolongando la agonía sin fin de una sociedad que no sabe siquiera a dónde se quiere dirigir. Un nuevo Gobierno, una nueva sociedad nacional o regional en un mundo nuevo global ha de pasar necesariamente por la honestidad. Es posible que algún día podamos ver a nuestro país con una nueva mirada, con brillo propio, en medio de un universo que es de todos. Pero ahí se llega poco a poco, peldaño a peldaño, con el diálogo.

Se puede ver España de otra manera


Tu aportación es importante, por favor COLABORA escribiendo, difundiendo, donando €.
¡Gracias por leer y estar ahí!

Deja un comentario