La importancia de las etiquetas

¿Cómo los etiquetamos?

Existen normativas de etiquetado en comercio, sobre todo para saber más o menos con precisión lo que estamos comprando y, sobre todo, lo que nos va a costar. Cuando hablamos de personas o grupos, es difícil etiquetar, porque, en realidad, son muchas las facetas que tenemos, y cualquier etiqueta da una visión parcial de nuestro grupo o de nosotros mismos. Pero necesitamos etiquetar de alguna manera para poner orden en nuestras ideas y cuando hablamos de vender las ideas políticas, esto se convierte en imprescindible. Cuanto más claras sean las etiquetas, más clara estará la opción a elegir.

De algunos partidos no sabemos ni que existen. Así es que habrá que preocuparse para que aparezcan a la luz. Cuantas más opciones, más democracia. Es una cuestión que no suele preocupar a los políticos, porque lo que interesa es sacar el voto y/o el apoyo parlamentario. Y cuantos menos competidores, mejor.

Por otro lado, sabemos que nos proponen programas calientes ad hoc para tenernos contentos y les votemos. No dicen con toda claridad lo que piensan, lo que quieren hacer o lo que creen que pueden hacer. Porque si son claros en todo eso, luego quedan en evidencia cuando no lo cumplen. Lo malo es que nos tienen atrapados cuatro años, cosa que sería una proeza, porque últimamente no llegamos ni a eso. Nos parecemos cada vez más a Italia, país de exdemocracia rápida salviniana.

De los partidos en liza, del PP sabemos que tiene la etiqueta neoliberal económica. De Cs sabemos que tiene la etiqueta de anti independentista catalán, Vox extrema derecha y UP izquierda. Los partidos con etiqueta independista son PNV y ERC. Los demás son advenedizos con reparos. Para los amantes del bipartidismo, estas etiquetas se resumen en dos: macro extrema derecha y micro izquierda moderada. Coloquen Vds. en cada etiqueta a quienes les parezca que cumplen el perfil.

Pero, ¿qué etiqueta tiene el PSOE? No se sabe. Cada vez dice una cosa por la absurda idea de estar en el centro inexistente.  Ha pactado con la derecha y la izquierda y les ha insultado igualmente cuando el pacto no ha salido a su gusto. Ellos se creen que son PSOE, pero hace ya mucho tiempo que les sobran la S y la O. Lo dejamos en Partido Español (PE) que es tan amplio que cabe todo. Curiosamente es el partido más votado (con solo un 30 y pico por ciento) porque la gente no sabe a quién o a qué vota. Han logrado que la gente también esté desetiquetada. ¿Quién la etiquetará? El etiquetador que la etiquete, buen etiquetador será. Porque la abstención es la que gana mayoritariamente siempre.

Así es que, digan claro lo que son, pongan etiquetas exactas, porque si no la gente tampoco sabe a quién elegir. Digan la verdad. No mientan más. Esa es la culpa del desgobierno. No es que no sepan gobernar, que también, sino que no dicen la verdad, y así nunca llegarán a ningún sitio. En un país donde se puede mentir  para no inculparse a sí mismo o a alguien próximo, ¿cómo no se va a permitir la mentira para presentarse como el salvador del mundo? No queremos salvadores, queremos gente honesta que luche por mejorar la vida social de todos DE VERDAD Y CON LA VERDAD: A ver si se enteran.

En esta web hay que poner etiquetas para que la gente pueda navegar: pues lo mismo pasa en la vida política y en general. La etiqueta no lo es todo, pero ayuda a caminar. Y se cambian las etiquetas cuando es necesario para el bien común, no solo para beneficio del comerciante (eso es lo que hace el liberalismo actual) y si siguen haciendo eso, tenemos desgobierno para rato.


A esta etiqueta le falta el precio, calorías, origen, composición, etc.

Deja un comentario