Esclavitud

Todos los países caben en el mapa

El problema de la migración en el Mediterráneo ha dejado al descubierto otra cuestión más de escándalo para nuestras hipócritas sociedades civilizadas del siglo XXI: la venta de esclavos en Argelia, como antes ya había sucedido con Libia. Ambos países tienen una amplia tradición histórica en la venta de esclavos y no pueden considerarse un refugio seguro de migrantes. Pero no son los únicos. Se calcula que en la actualidad hay unos 27 millones de esclavos en el mundo y su tráfico mueve 100.000 millones de Euros. Nunca en la historia de la humanidad ha habido tanta esclavitud formalmente declarada.

La esclavitud parece que comienza con el comercio y uso de los prisioneros de las múltiples guerras y se ha extendido a lo largo de los siglos con diferente intensidad en función de las culturas. De hecho sigue existiendo arraigada culturalmente en determinados países como IndiaSudán o Mauritania y ha reaparecido en otros bajo ciertas condiciones excepcionales, como es el caso de la mano de obra infantil esclava en el Sudeste asiático o determinados tipos de prostitución en todo el mundo.

En realidad, la dimensión enorme del negocio de esclavos no se puede saber con exactitud, puesto que existe una gran esclavitud encubierta con la trata de personas, los matrimonios forzados, las condiciones inhumanas de trabajo o de residencia. También contamos con una forma de moderna esclavitud con el trabajo precario, que pasa a engrosar la cifra de esclavos en todo el mundo. La abolición de la esclavitud no ha frenado su existencia real en la mayor parte del mundo. En realidad, prácticamente todas las naciones tienen esclavos de una forma más o menos encubierta.

La Convención sobre la esclavitud propuesta por la Sociedad de Naciones fue firmada el 25 de septiembre de 1926 en Ginebra (Suiza) y entró en vigor el 9 de marzo de 1927. Dicha Convención declara ilegal la esclavitud y crea un mecanismo internacional para perseguir a quienes la practican. La Organización de las Naciones Unidas, como sucesora de la Sociedad de Naciones, asume los compromisos de la Convención. La Declaración del día internacional de la abolición de la esclavitud  (2 de Diciembre), nos recuerda la existencia de esta realidad y los medios de denuncia para acabar con ella. Ardua labor, si tenemos en cuenta el caso omiso que se hace a los derechos humanos o a los derechos civiles más perentorios, a pesar del Derecho, la Constitución y todo el arsenal normativo que queda en unas supuestas buenas intenciones, desmentidas en la práctica.

Ver vídeo de Carlos Di Palma , historiador.

Por un mundo sin esclavitud laboral

Deja un comentario