El poder de la adicción y la adicción al poder

La semana pasada se estrenó en internet el documental The Wisdom of Trauma (La sabiduría del trauma), protagonizado por el Dr. Gabor Mate: wisdomoftrauma.com/movie

Gabor Maté es un médico y escritor canadiense, especializado en trauma infantil, enfermedades mentales y adicciones. En su libro Cuando el cuerpo dice no ya explicaba el impacto de los traumas infantiles (violencia doméstica, padres adictos, familiares en la cárcel, estrés extremo por pobreza, etc.) en cómo las personas forman su percepción del mundo, y cómo esos patrones emocionales se manifiestan más tarde en las interacciones personales y tienen una relación directa con el riesgo a sufrir enfermedades (físicas y mentales) y más concretamente, con caer en algún tipo de adicción para evitar el terrible dolor emocional.

Ahora que estoy formándome en la técnica corporal TRE® (para liberar tensión, estrés y trauma) y que voy conociendo un poco más a fondo el funcionamiento del sistema nervioso autónomo y sus respuestas defensivas, me parece aún más dolorosa la injusta retraumatización que sufren tantas personas. Gente que por X circunstancias empezó en la vida con muy mal pie (experiencias tempranas de abuso, abandono, sentirse permanentemente amenazado/a, o simplemente invisible…) y acaba en auténticos callejones sin salida, a veces literalmente incluso (si comete algún crimen grave y es condenado/a a cadena perpetua).

Paralelamente al estreno del documental hubo toda una serie de charlas con expertos sobre trauma y, aunque no existe una definición única, recojo esta del Dr. Mate:

El trauma no es lo que te pasa. El trauma es lo que ocurre en tu interior como respuesta a lo que te ha hecho daño.

Digamos que la respuesta ante lo que sucede, está en gran medida condicionada por cómo se ha «configurado» el sistema nervioso desde la infancia. De manera que lo que para alguien es fuente de estrés, a otra persona simplemente le tensa, y para otra en cambio puede ser algo tan traumático que le lleve a desmayarse (porque su sistema registra «peligro de muerte»). Y el evento puede ser en los tres casos el mismo; por ejemplo, hablar en público en una sala delante de 500 personas.

Ha habido terapeutas antes –como por ejemplo Alice Miller– que ya destaparon antes la conexión entre los traumas infantiles y esos mandatos inconscientes, que tienden a repetirse en la siguiente generación. La represión de los sentimientos dolorosos, genera en la vida del adulto y en el entramado social toda una serie de graves problemas. En el libro Salvar tu vida (2009) Miller explica cómo superar esa victimización, estableciendo una nueva forma de comunicación con uno mismo y con los demás. Según ella el adulto que ha sufrido maltrato en su infancia «en lugar de compadecer a los padres, comprenderlos y culparse a sí mismo…, ha de ponerse del lado del niño maltratado que una vez fue».

Esto es lo que más me ha gustado del documental sobre el trauma, el ver cómo el Dr. Maté y otros terapeutas, acompañan a varias personas en el reconocimiento y el afrontamiento de sus dolores más profundos, para que puedan atreverse a sentir de nuevo porque ya ni están solos ni todo es malo (pues alguien los mira con compasión, como seres humanos). Es algo necesario para poder realmente sanar y superar la desconexión de la vida que genera el trauma: por protección, para sobrevivir a menudo las personas necesitan «anestesiarse» y llegan a perderlo todo –hasta la vida– para no sentir la más absoluta soledad, marginación y sinsentido.

V.O. en inglés y subtítulos disponibles en: español, francés, italiano, portugués, alemán y ruso.

Recojo un extracto del documental (en traducción adaptada) en el que habla de la relación entre la estructura social y los traumas individuales:

Tenemos una estructura social que genera trauma a muchas personas y produce en mucha gente comportamientos escapistas y adictivos. Todas esas tendencias internas casan con las «apariencias» sociales, y por fuera todo parece perfectamente normal y natural. Básicamente la idea es que con la mente creamos el mundo: si mi perspectiva es que el mundo es un lugar terrible, tendré que ser agresivo, desconfiado y competitivo, y me tendré que hacer tan grande como pueda para que no me coman. Así que intentaré ser muy listo e importante, porque vivo en ese tipo de mundo. Y ésas son las personas a las que nuestra sociedad premia con poder.

Aparecen imágenes de Trump cuando menciona esta última frase (hacia min 38). No sé cuánto tiempo más va a estar en abierto el documental mencionado arriba, pero si te ha interesado el tema igual te recomiendo empezar por esta otra charla más breve en TED, donde Gabor precisamente habla de las adicciones, incluyendo la adicción a poder. Porque igual que la adicción al trabajo, ésta no está mal vista socialmente –no te convierte en alguien marginal, delincuente, etc.– pero es tan peligrosa o más: está destruyendo la vida, la de todos y el planeta entero…

Ojalá podamos como sociedad, extraer la sabiduría del trauma y evolucionar hacia un estado más compasivo, humano, que abrace y trascienda el dolor. Que nos abra hacia una vida más auténtica, vulnerable y sentida.

1 comentario en «El poder de la adicción y la adicción al poder»

  1. El fracaso de los sistemas penitenciarios actuales, así como la multiplicación de los actos violentos, nos deben hacer pensar en las posibles causas traumáticas que algunas personas sufren en sus años de desarrollo evolutivo. Es muy interesante la idea de tener una detección precoz de estos problemas y paliar en la medida que se pueda los daños que puedan desarrollarse más tarde en forma de conductas no deseables. La denuncia temprana de estos traumas y el seguimiento terapéutico de estas personas podrían quizá evitar al menos algunos de los muchos atroces episodios que vemos en nuestra sociedad civilizada. Centrarse en ello desde un primer momento es importante frente a unos estudios a posteriori, que, como vemos, no sirven para mucho después de haber destrozado la vida de muchas personas, provocando un gran sufrimiento a sus entornos, cayendo en un bucle que se reproduce en el tiempo.

    Responder

Deja un comentario