El niño que domó el viento

La lucha por la vida en directo

El niño que domó el viento. Dir.: Chiwetel Ejiofor (Reino Unido, 2019) 113 min.

Buena película que, con toda dignidad, nos presenta una crítica social, más allá de las fronteras de un país o de la anécdota concreta que en sí misma tiene el valor de la imaginación, la educación y la voluntad en tiempos de supervivencia. Es una de esas cosas que podemos ver en directo gracias al cine, porque los medios de comunicación apenas llenan sus espacios con noticias que todos ya sabemos y que nos han vuelto insensibles: la pobreza radical del tercer mundo, sumido en la injusticia local e internacional más extrema y que nos debe avergonzar. Mientras en nuestras sociedades la gente pide libertad para beber copas por la noche en tiempos de pandemia, en estos lugares lo único importante es sobrevivir al hambre y disponer de los medios necesarios para poder estudiar, un lujo a día de hoy. Una película honesta, simple en sus planteamientos y con una excelente interpretación que te hace vivir «in situ» la realidad de unas personas que, en su mayoría, se han resignado a vivir en un constante peligro de muerte, por unas razones u otras. La política se lleva lo suyo en algunas pinceladas, sin regodearse en la macabra diferencia entre unos u otros, en donde el menos miserable es el que más poder ostenta. A años luz de nuestra vida occidental, es bueno recordar que nuestra ciudadanía es global, también para la solidaridad y la denuncia frente a las guerras de poder y el cambio climático que hace de estos países un infierno en vida. Los niños de los países pobres no pueden vivir su infancia y a veces, milagrosamente, salen bien parados en su aventura de la vida.

Un final excepcionalmente feliz para una tragedia en constante crecimiento.

Ficha y críticas

Su realidad, nuestra dignidad

Deja un comentario