El Ayusazo

Madrid forever and ever

Con la política estamos que nos salimos desde que tenemos actores como la Ayuso, de quien ya nos hemos despachado en esta web. El útimo Ayusazo promete tenernos entretenidos hasta el 4 de mayo por lo menos.

Resulta que, dando por hecho una moción de censura al PP en Castilla-La Mancha, dice que le van a hacer lo mismo a ella, y por España decide convocar elecciones y ponerlo todo patas arriba a toda prisa y en secreto para que no les diera tiempo a los comunistas a cometer tal fechoría. Pero la voladiza Ayuso no tuvo en cuenta tres cosas: 1. Que en Castilla-La Mancha no hubo moción de censura gracias a la traición de algunos miembros del Cs siguiendo la más pura tradición fascista; 2. Antes de publicar en el BOE su decisión, los de izquierdas registraron dos mociones de censura y tuvo que llamar al TSJM para que dieran por bueno lo suyo, interpretando la ley como le conviene al PP, que para eso no dejan renovar el CGPJ. 3. Resulta que Pablo Iglesias, en un nuevo alarde de política inteligente, renuncia a su vicepresidencia del Gobierno para presentarse a las elecciones de Madrid frente a ella.

O sea, que la ocurrencia de la mujer que ha llevado al desastre a la Comunidad de Madrid con el aplauso de Casado, Vox y Cs, no se le ocurrió pensar que entre sus amiguetes lo de traicionarse es normal, logrando, de momento, que Cs salga ya herido de muerte con la escapada en cascada de sus militantes y que, por el contrario. la izquierda ha despertado por fin de su letargo, gracias al aguijón de Iglesias, que no cabe duda que es el actor político que más ha cambiado la política nacional desde que existe Podemos. Y se ha topado con algo que ella no sé si comprenderá: que hay un político dispuesto a renunciar a su cargo en el Gobierno, a la presidencia de su partido y a cualquier otro sillón, esta vez sí, para impedir que Madrid (y por ósmosis el resto de la España dominada por el PP) siga siendo la capital europea del botellón en pandemia, del recorte en sanidad, de las políticas descabelladas de corte capitalista y, cómo no, de su corrupción universal, ahora mismo en los juzgados.

Ya han afilado sus garras quienes van detrás de Iglesias desde que nació como político, diciendo que es ilegal que se presente por difundir el vídeo de su candidatura desde su despacho vicepresidencial. No tienen vergüenza, no tienen nada que ofrecer más que odio, confrontación y principios trasnochados del franquismo fascista y nacionalcatólico.

Ojalá la izquierda sea capaz de mantenerse, esta vez sí, unida frente a Ayuso. No tendrían perdón. Hay que tener una gran dosis de honestidad, altura de miras y sentido de Estado para ello, y de esos hay pocos, entre los que citaré a Garzón y Gabilondo, siempre discretos y luchando sin parar. La chispa de Iglesias ha encendido una mecha que no debe apagarse. Sea como sea el final, aplaudo desde aquí la valentía de este político y de los que le acompañan en el camino para conseguir una sociedad limpia y democrática, que ya estamos hartos de tanta corrupción. Gracias por tanta generosidad.

Y a los de la acera de enfrente les deseo que el tiro les salga por la culata, que desaparezcan de la vida pública la mayoría de ellos y que dejen que otros pasen a hacer lo que ellos ni saben ni quieren hacer. Su prepotencia les impide ver sus errores y que, al final, la verdad siempre sale a la luz, aunque cueste años lograrlo por su manipulación en la política, en la justicia o en los medios.

Que no pare la música

Deja un comentario