Cuarentena sin techo

Hoy a las ocho y media de la mañana

Es una contradicción vivir una cuarentena sin techo. Pero así está ocurriendo. En algunos lugares, como Madrid, lo han afrontado poniendo residencias de campaña con medios de aseo y alimentación. Pero esa solución, nacida de la urgente necesidad humanitaria, debería estar implantada en nuestra sociedad siempre. No podemos ser una sociedad con corazones de piedra.

En Valencia seguro que habrán tomado alguna medida. Pero yo cuando salgo a mi trabajo de asistencia a domicilio siempre encuentro a varias personas durmiendo en el suelo. Hoy me he encontrado con una de ellas en las torres de Serrano, lugar emblemático de Valencia. No estaría mal que las patrullas policiales recogieran a estas personas y las llevaran a un lugar adecentado para ellos.

Pero estaría mejor que todos en nuestra sociedad presionemos para que este problema se solucione para siempre. No podemos vivir con personas que no pueden siquiera ser humanas. Nos debería dar a todos vergüenza. Puede que el coronavirus, al final, nos convierta en humanos. Como las famosas plagas de Egipto.

La misma foto en perspectiva es preciosa.
Si focalizamos la cámara seguimos viendo
el bulto negro de la tragedia social

Deja un comentario