Agotamiento por pantallas y una práctica reparadora

Nos esforzamos para entendernos

Os adjuntamos un interesante articulo de nuestra compañera Edurne García , que acaba de publicar en su web https://sentirnosencontacto.com/. En él (con audio y vídeo incluidos), nos hace unas interesantes reflexiones, acompañadas de algunos consejos prácticos que nos ayudan a asimilar la situación sobrevenida por la pandemia. Como aperitivo, os transcribimos su introducción. Esperamos que os sea de gran utilidad no solo para el presente, sino para siempre.

“Después de dos meses de confinamiento –y aún en fase 0, por estos lares– yo que me estaba quitando de redes sociales, he caído como casi todo quisqui en la sobredosis de… videollamadas. A estas alturas está claro que necesitamos conexión, y no me refiero a la del wifi.

Los seres humanos somos sociales por naturaleza, necesitamos interactuar y sentir que pertenecemos a un grupo. Necesitamos crear y mantener vínculos significativos y redes de apoyo real, no sustituibles por vínculos superficiales con gente que conocemos en redes sociales). Deja que te pregunte: ¿con quién cuéntas de verdad, si necesitas dejar a tu hijo/a unas horas o a quién le prestarías dinero? Pues eso.

Las comunicaciones virtuales llegaron para quedarse, eso también está claro (mientras no haya una megatormenta solar o geomagnética que mande todo internet a la porra…). De todas maneras evolutivamente hablando hace muy muy poco que nos estamos comunicando de esta manera en directo, no presencial (primero fue el teléfono, luego videollamadas, con el 5G ya están ahí los hologramas…. en fin).

Quiero empezar explicando brevemente de dónde venimos (biológicamente) y cómo nos adaptamos –más o menos– a este nuevo entorno de relaciones; cómo afecta a nuestro sistema nervioso y qué podemos hacer para regularnos y no caer en estrés añadido, si podemos evitarlo.”

Leer artículo completo

El bebé se esfuerza por ver a su mamá bajo la mascarilla

Tu aportación es importante, por favor COLABORA escribiendo, difundiendo, donando €.
¡Gracias por leer y estar ahí!

Deja un comentario