21 de septiembre, día mundial de la paz


Niños en Jordania, en un breve momento de paz

Ayer pasó sin pena ni gloria el día mundial de la paz. Parece que no interesa recordar que en este mundo estamos en un continuo estado de guerra. Incluso en la página conmemorativa de Naciones Unidas se hace hincapié en el desarrollo sostenible y en la acción climática como medios para la paz, pero sin nombrar para nada los conflictos bélicos que hay actualmente en el mundo.

Hoy se diferencia entre países en guerra y países en conflicto, cosa que me parece un eufemismo vergonzoso, intentando tapar una realidad de guerra sin cuartel, aunque unas sean más masivas que otras. El ritmo de matanzas no altera el producto final. Calculadora en mano hemos contabilizado 2,601,640 muertos oficiales, aumentando cada día, sin contar con los millones de desaparecidos y desplazados y con otros muertos indirectos, por ejemplo, en las migraciones masivas.

Las guerras de hoy no se dirimen con grandes bombas, sino con matanzas a menor escala, pero continuas, a lo largo de años, que no sabemos cuando acabarán.

Deseos de paz se escuchan por todas partes, pero políticas efectivas de paz no las vemos a escala mundial: sigue la carrera armamentística, el comercio de armas y niños soldado, la explotación de los países pobres, el consentimiento de gobiernos dictatoriales, matanzas tribales, comercio de esclavos, la indiferencia de los países ricos hacia los países pobres, que siguen sin acceso a la cultura y a la tecnología., porque no les conviene a los poderosos.

Tampoco se piensa en la vida de los soldados que mueren absurdamente en el frente, obedeciendo órdenes. NO A LA GUERRA, NO AL COMERCIO DE ARMAS Y SOLDADOS, NO A LAS TIRANÍAS, NO A LA GUERRA COMERCIAL Y TECNOLÓGICA. SI A LA PAZ SIN FRONTERAS Y A LA JUSTICIA SOCIAL., Ver etiqueta «guerra».


Corazones de acero

Deja un comentario